09
AGO
2020

19º Domingo del Tiempo ordinario



Reflexión de Cruz Campos Mariscal

 ¡¡¡¡FELIZ DIA DEL SEÑOR!!!! Mateo 14, 22-33

 El evangelio de hoy nos cuenta cómo mientras Jesús pasa la noche en oración los discípulos van en la barca "sacudida por las olas, porque el viento era contrario”.

El mar es el símbolo del caos, de la muerte, y los discípulos intentan pasar a la otra orilla, la vida, la libertad, pero solos -sin Jesús- no son capaces de llegar. Nos recuerda aquel otro mar que Dios abrió para que los hebreos pasaran camino de la libertad y la tierra prometida.

Esta historia es buena noticia para nosotros si nos metemos en ella. También intentamos llegar a la orilla de la libertad y de la vida; y estamos zarandeados por muchos vientos y oleajes. ¿Cuáles son nuestras dificultades?, ¿contra qué vientos tenemos que luchar? Nuestras dificultades pueden ser de todo tipo: una enfermedad, un contratiempo grave, las pasiones que nos arrastran, el egoísmo, la soberbia, etc.

Es importante caer en la cuenta de lo que nos impide llegar a la vida y a la libertad que el Señor quiere darnos.

La solución no es otra que la presencia de Jesucristo en nuestra vida. Como a Pedro nos dice "ven". Y como Pedro también si nos fijamos y nos fiamos de Jesús podremos vencer el mal, o sea, caminar sobre las aguas. Si en lugar de mirarlo a él nos miramos a nosotros mismos y nuestras dificultades y limitaciones, nos hundiremos.

En todo caso debemos gritar: ¡Señor, sálvanos! Y el Señor nos sacará a flote. Él ha vencido la muerte, su andar sobre las aguas es símbolo de la resurrección y si nos agarramos a él venceremos, con él y como él, el pecado y la muerte. Él es el Hijo de Dios.

¡FELIZ DOMINGO!


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared