13
FEB
2021

6º Domingo de Tiempo Ordinario. Campaña contra el hambre.



El pasaje evangélico de hoy nos presenta la curación de un leproso. El término “lepra” incluía diversas afecciones de la piel, y el leproso era considerado una persona impura, que transmitía la impureza. Por ello los leprosos tenían que vivir fuera de los lugares habitados, marginados, rehuyendo el contacto con los demás.

Por eso es muy llamativo que Jesús deje que el leproso se acerque hasta él, y mucho más que se atreva a tocarlo para curarlo. Lo normal, en la mentalidad judía, es que Jesús hubiera quedado contaminado y, por el contrario, es el leproso el que queda curado.

Con esta curación, Jesús no solo cura a una persona, sino que la libera de la marginación social y religiosa, incorporándola de nuevo a la comunidad del pueblo de Dios. Y su rebeldía contra las normas sociales y religiosas que esclavizan al ser humano lo sitúan a su vez en los márgenes de la sociedad, con enfermos, endemoniados, pecadores…, anunciando y haciendo presente el Reino de Dios.

Hemos de preguntarnos, a la luz de esta Palabra, quiénes son hoy estos marginados a los que debe llegar la Buena Noticia del Reinado de Dios.     

Hoy celebramos la campaña contra el hambre de Manos Unidas con el lema: CONTAGIA SOLIDARIDAD PARA ACABAR CON EL HAMBRE.

Es verdad que HAY CONTAGIOS QUE SALVAN VIDAS.

Este año más de 800 millones de personas padecerán hambre en el mundo. No son números, son vidas.

Ayúdanos a acabar con la mayor pandemia que sufre el planeta y que lleva décadas cebándose con la vida de millones de seres humanos: EL HAMBRE.


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared