18
OCT
2020

XXIX Domingo de Tiempo Ordinario



CRUZ CAMPOS MARISCAL

¡¡¡¡FELIZ DIA DEL SEÑOR!!!! Mateo 22, 15-21

Los judíos hacen una pregunta a Jesús, envuelta en elogios y halagos, para comprometerlo. ¿Es lícito pagar impuesto al César o no? El pueblo se pondrá contra él si dice que sí; los romanos y sus partidarios (herodianos) están al acecho si dice no para castigarlo por revolucionario. Parece que no hay salida airosa.

Para un judío la tierra en la que vive es la que Dios dio a sus padres, por tanto nadie debe oponerse a la soberanía de Dios ni a su voluntad de darla a los judíos. Pagar impuestos al César es reconocer un señor distinto de Dios: ¿es lícito eso? Un judío ¿tiene que aceptar la soberanía del César o debe seguir teniendo a Dios como su único soberano?

Jesús pide un denario y constata que lleva impresa la imagen del César: si utilizan el dinero de Roma están de hecho aceptando su soberanía, porque dominio de un rey es aquel en el que vale su moneda. Usar esa moneda implica aceptar que allí manda el César. Por eso “Dad al César lo que es del César”.

Pero Jesús va más lejos: “Dad a Dios lo que es de Dios”. Las monedas son del César, pues llevan su imagen impresa. De manera semejante el hombre lleva la imagen de Dios: el hombre fue creado a imagen de Dios, por eso pertenece a Dios y a nadie más. El hombre tiene un valor absoluto, y no ha de ser usado por nadie, dominado, humillado, poseído por nadie. Sólo Dios tiene poder sobre el hombre, y no hay poder legítimo sino el que sirva al hombre y su dignidad.

Dios no es un César con poder en sentido terreno, ni le hace competencia al poder terreno.

Y el César no es Dios: nadie debe tomar la vida del hombre o adueñarse de ella. Es el hombre mismo el que ha de rendirla ante Dios y hacer de su vida una ofrenda a Dios.

Dar a Dios lo que es de Dios significa: que se acepte el mensaje del Reino, que acepten a Jesús, que se conviertan, que acojan a los débiles y menesterosos. Eso es lo realmente importante.

¡¡¡¡FELIZ DOMINGO!!!!


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared