16
JUL
2021

16º Domingo del Tiempo Ordinario



Los discípulos (aquí llamados apóstoles = enviados), que regresan de la misión que Jesús les había encomendado, son invitados a buscar la soledad y el reposo, como tantas veces Jesús mismo hizo; es el medio para serenarse, recobrar fuerzas y buscar la voluntad de Dios.


Si embargo, la multitud sigue buscando a Jesús y él “siente lástima de ellos, porque están como ovejas sin pastor”; así el evangelista nos muestra un rasgo fundamental del rostro de Jesús: es un buen pastor, que ofrece su palabra, que enseña con calma.

Sólo desde la compasión se puede realizar el servicio de la Palabra, de la catequesis, de la predicación...; es una lección para la comunidad de Marcos y también para las nuestras.

1.-  Venid también vosotros... ¿Buscas momentos de soledad junto al Maestro?, ¿le presentas en la soledad tu trabajo de discípulo, lo que ha sido tu jornada?

 

2.- Vio la multitud y le dio lástima . ¿Qué tienes que hacer para tener un corazón compasivo como el de Jesús?, ¿qué palabras de esperanza puedes comunicar a los que te rodean?


Señor, queremos rezar y hablar contigo,

porque nos sentimos cansados y agobiados.

Tú nos entiendes, Señor,

porque también Tú te cansaste

cuando acogías y ayudabas a todos,

y por eso te retirabas a descansar y orar en la soledad. 

  Venimos hoy a buscar descanso y alivio junto a Ti.

Queremos estar un rato contigo,

para encontrarnos con nosotros mismos,

y encontrar así el descanso y la alegría de la vida;

para ver a los demás con nuevos ojos,

con ojos compasivos, con labios que anuncien tu Palabra

y manos que desborden amor y misericordia.

  Ayúdanos, Señor.

Amén

 



Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared