13
ENE
2024

2º Domingo de Tiempo Ordinario



    El evangelio de hoy relata una experiencia de llamada y seguimiento, en la que destaca el uso reiterado de las palabras “ver” y “oír”.

    El Bautista señala a Jesús como el “Cordero de Dios”; con ello muestra que Jesús realiza en sí mismo la nueva Pascua y en él Dios  concede  la  plenitud del perdón.  Los dos discípulos oyen, siguen a Jesús, preguntan, ven donde vive y establecen un encuentro personal con él.

    Luego ellos mismos se convierten en puente, en pasarela de encuentro para que  Pedro  y otros se dejen mirar, llamar por el Señor, y tengan experiencia de ser enviados. Así, Jesús, que estaba solo, se ve rodeado por unos cuantos israelitas que ansían ver cumplidas en Jesús las esperanzas de los antepasados, que “han visto”, “han oído” y se han convertido en sus discípulos.

    También cada uno de nosotros nos hemos encontrado con Jesús; quizá nos lo han señalado nuestros padres,  un amigo, la catequesis… ; hemos percibido la llamada a seguirle y la hemos aceptado; nos hemos convertido en sus discípulos.

    La Jornada de la Infancia Misionera, organizada por Obras Misionales Pontificias (OMP), se celebrará este año el domingo 14 de enero con el lema “Comparto lo que soy”. Esta Jornada está dirigida a que niños de todo el mundo se formen en la misión y que su generosidad sirva para ayudar a los misioneros en su trabajo con la infancia.

     

    Con esta Obra Pontificia, el Papa implica a los niños del mundo para ayudar a otros pequeños como ellos en las misiones. Y cuenta también con adultos comprometidos, que ayudan en esta formación durante todo el año.

    Con las aportaciones recogidas por Infancia Misionera, se sostiene el trabajo que se realiza con los niños en los 1.122 territorios de misión que tiene la Iglesia. Con este dinero se apoyan más de 2.500 proyectos de educación, salud, protección de la vida y evangelización. Al año los misioneros ayudan a más de 4 millones de niños en 120 países.


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared