27
AGO
2022

22º Domingo de Tiempo Ordinario



Jesús  nos pide  humildad de corazón.  Era costumbre en aquellos tiempos y lugares invitar de vez en cuando a un rabino para conversar durante la comida sobre algún punto de interés religioso. En esta ocasión había allí otros invitados, amigos de este personaje y fariseos lo mismo que él. Y todos éstos "espiaban" a Jesús. Este detalle demuestra que no había sido invitado de corazón, sino únicamente como pretexto para  ver  si podían  sorprenderle  en  algún fallo.  Jesús  ve cómo los comensales se disputan los primeros puestos. El deseo de figurar era una de los defectos típicos de los fariseos.


       Recordemos, sin embargo, que Jesús en la Ultima Cena ocuparía el  último  lugar,  el de los siervos,  y lavaría  los pies a sus discípulos; recordemos, sobre todo, que al día siguiente descendería mucho más al ser colgado  en la cruz entre dos ladrones y que, por eso mismo, fue exaltado a la diestra del Padre. Jesús nos pide una humildad de corazón, lo mismo que pide la conversión interior y no sólo exterior. Jesús quiere decir que  el amor auténtico  se muestra cuando se ejerce sin esperar recompensa alguna.  El que  invita a  los pobres no puede esperar ser invitado por ellos en otra ocasión. Invitar a los pobres sería tanto como sentarse a la mesa de los pobres, solidarizarse con ellos, sería amarles de tal manera que uno pudiera esperar también entrar con ellos en el Reino que les ha sido prometido.


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared