25
SEP
2021

26º Domingo del Tiempo Ordinario



          Jesús desarrolla, para los discípulos, una serie de enseñanzas sobre diversos temas que podemos dividir en dos partes.

 

         En la primera, marcada por el diálogo con Juan, les enseña a superar el particularismo; de la misma manera que Moisés acepta a los que reciben  el espíritu  profético  aunque no sean del grupo elegido, los discípulos tienen que aceptar a los que hacen el bien, aunque no sean del grupo que Jesús ha elegido.

 

           En la segunda tiene como temas el escándalo y el pecado. Hay una advertencia a los que pueden escandalizar (apartar de la fe) a  los pequeños, o sea,  a  los que han creído  en Jesús pero todavía no son firmes en la fe. Y hay también tres dichos que, con la mención de partes del cuerpo, indican a los discípulos que deben hacer todo lo posible para evitar caer en el pecado. De esa forma  el discípulo de Jesús que escucha hoy esta instrucción del Maestro debe poner como valor supremo la Vida, el Reino de Dios, para apartar  en  el  camino cualquier cosa que impida alcanzar dicho Reino.

 


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared