09
JUL
2021

Domingo 15 del Tiempo Ordinario - Fiesta de San Cristobal



Comenzamos el domingo XV del tiempo ordinario, y celebramos la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico y hacemos memoria de san Cristóbal, patrono de los conductores, cuya festividad litúrgica celebramos este fin de semana en nuestra parroquia. 

En nuestra comunidad parroquial, como en la sociedad, aparte de peatones la mayoría de nosotros somos también conductores. «“Cuida de él” (Lc 10, 35). Buenos samaritanos en el camino» es el lema de este año, con el cual se nos invita a cada uno de nosotros a socorrer en el camino al que lo necesite, porque ese es mi prójimo. Cuidar del prójimo, cuando voy en un vehículo como conductor, lo mejor que puedo hacer es conducir con responsabilidad y en debidas condiciones, sin olvidar tampoco el máximo respeto a las normas de tráfico. En esta eucaristía queremos tener muy presentes a los transportistas, que tanto nos han ayudado durante el confinamiento, y a todos los conductores, para que, por la intercesión de la Virgen de la Prudencia y de san Cristóbal, sean buenos samaritanos en el camino y eviten toda clase de accidentes.

 

Jesús, que llama y elige, también envía. El maestro manda a sus discípulos a hacer lo mismo que él ha venido haciendo desde el comienzo del Evangelio: predicar y curar, proclamar el Reino de Dios con palabras y obras, teniendo como modelo a Jesús. Y con el envío les da las instrucciones:

 

        Ir de dos en dos, para que sea válido su testimonio, para vivir en fraternidad y para ayudarse mutuamente en  el camino y la tarea.   

 

Ir de dos en dos, para que sea válido su testimonio, para vivir en fraternidad y para ayudarse mutuamente en  el camino y la tarea. 

 

        Aceptar la hospitalidad como valor importante y necesario tanto para los misioneros itinerantes de entonces como para los de ahora.

 

        Jesús también les avisa de la posibilidad del rechazo con el que se encontrarán los enviados; ante esa realidad los discípulos no pueden sino dejar a Dios (con el gesto de sacudirse el polvo de los pies) el juicio de esas gentes, porque han rechazado la oportunidad de convertirse.

 

        Hoy la palabra de Jesús nos pone a nosotros, en cuanto a discípulos suyos, ante las mismas exigencias que pedía a aquellos.

 


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared