08
JUL
2022

Domingo 15 del Tiempo Ordinario - Fiesta de San Cristobal



Bienvenidos, hermanos, a esta celebración eucarística. Comenzamos el domingo XV del tiempo ordinario, y celebramos la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico y hacemos memoria de san Cristóbal, patrono de los conductores, cuya festividad litúrgica celebramos hoy.

«María se puso en camino» es el lema de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico de este año 2022 tomado del evangelio de san Lucas. Bienvenidos, pues, a esta eucaristía en la que vamos a tener muy presentes a los transportistas profesionales del volante y demás conductores que, como María, se ponen todos los días en camino, para que, conduciendo con responsabilidad y prudencia, se evite toda clase de accidente y se logre la deseada seguridad vial. Bajo la mirada materna de santa María de la Prudencia que camina con nosotros, iniciamos la celebración de la santa misa.

En este pasaje Jesús  nos enseña cuál es el centro de la Ley y cuál el camino para la vida eterna: "Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a tí mismo".

       Pero ¿quién es el prójimo?  Para un israelita "prójimo" es el judío, el compatriota. Para Jesús es todo aquél que necesita ayuda. y lo ilustra con la parábola del buen samaritano.

       En ella un sacerdote y un levita, cuya vida se desarrolla en el templo, en contacto con las cosas de Dios, ven al herido, dan un rodeo y pasan de largo. Si lo hacen así  es probablemente  porque ese  hombre podía estar muerto y el contacto con un cadáver los podía dejar impuros y, por tanto, inhabilitados para participar en el culto;  esos dos hombre cumplen la Ley,  pero no practican la misericordia; su cercanía a Dios no les ayuda a acercarse a quien los necesita.

       El samaritano, en cambio, al que ningún judío hubiese considerado jamás como prójimo suyo, actúa de otra manera; también él conoce la Ley, pero cuando "ve" al herido no se aleja, sino que se "a-proxima" a él, se compadece, y despliega una serie de acciones en favor de él: vendó las heridas, lo montó en su burro, lo llevó a la posada, encargó al posadero…

         La moraleja de esta historia se nos presenta en forma de interrogante: "¿Quién se portó como prójimo...?" Y de respuesta: "El que practicó la misericordia con él". La conclusión debe resonar siempre en nuestros oídos y en nuestro corazón: "Anda, haz tú lo mismo".


Aviso Legal - RGPD

Página web desarrollada con el sistema de Ecclesiared